martes, 27 de mayo de 2014

50 AUTOPREGUNTAS DEL DOCENTE















A menudo digo a mis alumnos de Diversificación o en tutoría lectivas que quiero que aprendan a hacer preguntas más que a responderlas. Creo que es más estimulante y más productivo intelectualmente.
Por ello esta entrada de Santiago Moll me ha parecido especialmente interesante, ya que el razonamiento para el alumnado es igualmente válido, pertinente y necesario para el profesorado.
Y si la reflexión es sobre la práctica educativa y sobre la teoría que la sustenta (o debería sustentarla) es más necesaria si cabe en una profesión tendente al conformismo, la autocomplacencia y la ausencia de autocrítica.

2 comentarios:

  1. Muchas gracias por publicar esta información Fernando.
    Soy alumno de universidad e imparto clases en una ONG, me parece muy interesante su postura, de que debemos reflexionar nosotros mismos antes de empezar la clase, incuso antes de preparar el material.
    Debemos ponernos en la piel de los alumnos y una vez realizado nuestro trabajo como formadores pensar en lo que hubiéramos hecho mal y qué podemos cambiar la próxima vez, en un proceso de autorreflexión y autoaprendizaje que seguimos desde que éramos alumnos.
    Como estudiante puedo decir que me gustaría que muchos de mis profesores usaran esta metodología, puesto que de verdad sirve para desarrollar la mente, no es solo memorización pura y dura.
    Muchas gracias por su tiempo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu atención e interés Pedro.
      Un saludo

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...