jueves, 9 de agosto de 2012

NACIDOS PARA EL DRAMA



Tres ejemplos de cuán retorcida puede ser la mente infantil. Aparte de la sonrisa que nos provoca puede servirnos para pensar que tener un niño travieso o mentiroso o que come mal no es el fin del mundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...